Bookmark and Share
Sobre el inmenso espejo de la laguna de litio, el dragón Kantoborgy proyecta las imágenes nítidas de su memoria, al tiempo que crepita la tóxica atmósfera de un planeta naciente, dando así lugar a los sonidos del caos primigenio. Él está recostado y duerme plácidamente sobre un río de lava ardiente, la laguna refleja sus sueños y proyecta las imágenes de un amasijo irreverente de súper cuerdas recién expulsadas del huevo cósmico, aquella singularidad matemática que estalló dando origen a todo el universo. Las super cuerdas pobladoras primigenias de un creciente espacio-tiempo musitan al unísono tomando conciencia de su existencia –sabemos qué hacer- se dicen en coro, al tiempo que van sintiendo su transformación y la brusca disminución de la temperatura y presión con el pasar de las millonésimas de segundo. Todo lo existente se transforma de manera continua, de acuerdo a la variabilidad de la temperatura, son cuerdas luego grupos de ellas formando dos y más dimensiones hasta llegar al límite de once. Forman branas y el vibrar de éstas genera pulsaciones efímeras de energía empaquetada que danza caóticamente hasta variar su cantidad de movimiento, su masa, su peso y su carga eléctrica. Es un universo bullente rico en características que posibilitarán a futuro la creación de sustancias tan variadas como extrañas.
-Ha pasado apenas un yocto de segundo, y ya somos una fauna diversa- cantarinamente las súper-cuerdas entonan candorosas; reina el caos de la energía, las cuatro fuerzas elementales que luego gobernarán al futuro universo se confunden y son una; -nuestro vibrar frenético genera la vida corpuscular- dicen ellas en el fragor del estallido primigenio, mientras en los límites del espacio-tiempo en expansión constante otras criaturas despiertan a la conciencia que implica la información contenida en su intimidad, unas son gelatinosas formas diminutas llenas de luz, otras oscuros y atrayentes agujeros, todas juegan y se asombran con el arte combinatorio que da lugar a la creación del universo físico.Se estremece el dragón, y acomoda su acorazado cuerpo logrando la posición ideal para disfrutar del baño de lava ardiente. Las pesadas ondas de video que proyecta sobre la laguna de litio, se tornan preocupantes con los recuerdos de las danzas cuánticas de antaño, cuando él y el universo entero eran de una dimensión despreciable, un caos más que ardiente. Todo lo inicialmente creado era una criatura única pero dividida en una fauna variada. Los gases tóxicos de una naciente atmósfera revolotean en la narices de la enorme criatura durmiente formando toroides y embudos amenazantes. En los recuerdos se sumerge en un mar de los sonidos preternaturales, voces extrañas de un lenguaje no articulado que toda la fauna cuántica entonaba como un diabólico coro, dictando con furia las reglas del cómo todas y cada una de las súper-cuerdas, deberán al enfriarse ir conformando estructuras complejas -todos conocemos el algoritmo intrínseco de la materia-energía.El individualismo de la materia tomó fuerza en cada animal cuántico antes de un atto segundo. La conciencia despertó en cada uno de ellos, la memoria a partir del gran estallido perdía claridad, se necesitaba de un grupo de partículas ya formadas para armar el rompecabezas y recordar lo sucedido en un efímero instante de tiempo. En un vaivén eterno el universo se estructura finito pero no acotado, para luego casi desaparecer en un huevo cósmico inestable que nuevamente estalla para dejar a las probabilidades estadísticas fungir de arquitecto creador. Maldito cíclico juego demencial decía mientras gruñía el durmiente monstruo, al tiempo que escudriñaba los cielos en busca del chamuscante aerolito que venía directo a su enroscada cola, ágil como es, hizo un elegante movimiento para devolver el ardiente pedazo de roca hacia las entrañas de la laguna. Abrió enteramente sus ojos rubí para deleitarse con las luces y formas de los gases incendiarios emanados por el espejo de litio al ser bruscamente incomodado por el intruso del cielo. Extasiado por siempre sobre la insipiente creación de la fauna cuántica, se regodeaba el dragón sabiendo que él también estaba en proceso de construcción, han pasado unos cuantos eones, el universo en plena expansión es aterrador, la información contenida en cada una de sus partículas constituyentes prometen dar luz formas y seres espectaculares. Continue reading
Bookmark and Share
Bookmark and Share

 

Tiene sus ventajas el ser un dragón, porque de ellos nace la magia, y por eso le s permite estar ocultos en medio de una tertulia en lugares muy concurridos.  Eso de magia y dragones es un asunto de terrícolas, porque la historia es otra, y no puede ser escrita en lengua de humanos, lo inenarrable permanece invisible para los bípedos terrícolas. Y cómo no ha de ser una diversión, el poder escuchar y contemplar, las placenteras y a veces furibundas platicas de cuatro entes bisoños, encarnados en las psicobiodegradables fundas orgánicas para confundirse entre los humanos, si el solo intento de remedo de la lengua humana suena ya como una burda risotada que se amortigua en el universo. Oberón camuflado dentro de un “aleph”, – con la primera letra del alfabeto hebreo los bípedos humanos, denominan a las singularidades del espacio-tiempo que conjugan múltiples universos-cuerda, y que permiten ver, escuchar e interactuar inclusive con todo lo que existe alrededor del aleph-, gozaba con la tertulia de quienes en realidad son extraterrestres encarnados en estructura humana en castigo por sus tenebrosas e inenarrables aventuras oníricas cometidas en su mundo hiperbóreo.
Continue reading
Bookmark and Share
Bookmark and Share

…de los prolegómenos de un Poseso.

Ciertas frutas logran encadenar a la mente y hacer de ella un proyector de locuras. Rambután causa aquello. En la ardiente llanura que baja de las estribaciones de los andes hacia la grande y pacífica charca, existen árboles que son realmente los últimos Ents sobre el vientre de esta atormentada Gea. Son hembras Ents, y Dríadas que cuidan de sus alucinógenos frutos. Frutos que son el caramelo de los bípedos habitantes de esta candente tierra. Estos seres dos veces al año acuden con bombos y platillos a la cosecha del árbol que ellos denominan Achotillo, y que los más eminetes pensadores bípedos usando la lengua latina, ya muerta, y que en su tiempo fue el legado de los últimos dragones, la han clasificado como nephelium-lappaceum… o rambután.Los insípidos animalitos que rien y se lo comen todo y que sobre sus dos patas traseras atormentan a diario a Gea, han perdido la capacidad de mirar y por lo tanto de establecer contacto con criaturas como las Driadas, y a ellas tampoco les atormenta esta separación; pero aún existen sobre Gea ciertas criaturas que encarnadas por designios innombrables y pretéritos, en cuerpos humanos, son en realidad viejos dragones. Y sobre uno de ellos quiero contarles, su nombre es Obe. Quien bajó a las planicies candentes, lugar nada idóneo para un dragón de las nieves, y lo hizo por razones estrictamente de tipo cuántico, tal como él lo grita a los cuatro vientos. Es decir un poco porque el azar es una de las propiedades intrínsecas de la materia y por tanto de la energía, y un poco más porque la cordura del légamo sub-urbano lo estaba matando. Instalado en los confines de una granja, Obe disfrutaba de los tormentos del soporoso calor, que hacía de sus alucinaciónes diarias una melópea sin resaca. La granja era de un Orco, sí, un gendarme retirado de las fuerzas especiales de los bípedos terráqueos. Orco no por su aspecto, sino porque esa era su verdadera especie encapsulada en un Sargento bonachón y amante de la tierra y sus cultivos. Su nombre es ChanGua, y es feliz esclavo de su bosque de achotillos… o de sus Dríadas? O de la Náyade que se apoderó de su mente, de su granja, de sus sueños y de todo su ser.

Continue reading

Bookmark and Share