Bookmark and Share
Sobre el inmenso espejo de la laguna de litio, el dragón Kantoborgy proyecta las imágenes nítidas de su memoria, al tiempo que crepita la tóxica atmósfera de un planeta naciente, dando así lugar a los sonidos del caos primigenio. Él está recostado y duerme plácidamente sobre un río de lava ardiente, la laguna refleja sus sueños y proyecta las imágenes de un amasijo irreverente de súper cuerdas recién expulsadas del huevo cósmico, aquella singularidad matemática que estalló dando origen a todo el universo. Las super cuerdas pobladoras primigenias de un creciente espacio-tiempo musitan al unísono tomando conciencia de su existencia –sabemos qué hacer- se dicen en coro, al tiempo que van sintiendo su transformación y la brusca disminución de la temperatura y presión con el pasar de las millonésimas de segundo. Todo lo existente se transforma de manera continua, de acuerdo a la variabilidad de la temperatura, son cuerdas luego grupos de ellas formando dos y más dimensiones hasta llegar al límite de once. Forman branas y el vibrar de éstas genera pulsaciones efímeras de energía empaquetada que danza caóticamente hasta variar su cantidad de movimiento, su masa, su peso y su carga eléctrica. Es un universo bullente rico en características que posibilitarán a futuro la creación de sustancias tan variadas como extrañas.
-Ha pasado apenas un yocto de segundo, y ya somos una fauna diversa- cantarinamente las súper-cuerdas entonan candorosas; reina el caos de la energía, las cuatro fuerzas elementales que luego gobernarán al futuro universo se confunden y son una; -nuestro vibrar frenético genera la vida corpuscular- dicen ellas en el fragor del estallido primigenio, mientras en los límites del espacio-tiempo en expansión constante otras criaturas despiertan a la conciencia que implica la información contenida en su intimidad, unas son gelatinosas formas diminutas llenas de luz, otras oscuros y atrayentes agujeros, todas juegan y se asombran con el arte combinatorio que da lugar a la creación del universo físico.Se estremece el dragón, y acomoda su acorazado cuerpo logrando la posición ideal para disfrutar del baño de lava ardiente. Las pesadas ondas de video que proyecta sobre la laguna de litio, se tornan preocupantes con los recuerdos de las danzas cuánticas de antaño, cuando él y el universo entero eran de una dimensión despreciable, un caos más que ardiente. Todo lo inicialmente creado era una criatura única pero dividida en una fauna variada. Los gases tóxicos de una naciente atmósfera revolotean en la narices de la enorme criatura durmiente formando toroides y embudos amenazantes. En los recuerdos se sumerge en un mar de los sonidos preternaturales, voces extrañas de un lenguaje no articulado que toda la fauna cuántica entonaba como un diabólico coro, dictando con furia las reglas del cómo todas y cada una de las súper-cuerdas, deberán al enfriarse ir conformando estructuras complejas -todos conocemos el algoritmo intrínseco de la materia-energía.El individualismo de la materia tomó fuerza en cada animal cuántico antes de un atto segundo. La conciencia despertó en cada uno de ellos, la memoria a partir del gran estallido perdía claridad, se necesitaba de un grupo de partículas ya formadas para armar el rompecabezas y recordar lo sucedido en un efímero instante de tiempo. En un vaivén eterno el universo se estructura finito pero no acotado, para luego casi desaparecer en un huevo cósmico inestable que nuevamente estalla para dejar a las probabilidades estadísticas fungir de arquitecto creador. Maldito cíclico juego demencial decía mientras gruñía el durmiente monstruo, al tiempo que escudriñaba los cielos en busca del chamuscante aerolito que venía directo a su enroscada cola, ágil como es, hizo un elegante movimiento para devolver el ardiente pedazo de roca hacia las entrañas de la laguna. Abrió enteramente sus ojos rubí para deleitarse con las luces y formas de los gases incendiarios emanados por el espejo de litio al ser bruscamente incomodado por el intruso del cielo. Extasiado por siempre sobre la insipiente creación de la fauna cuántica, se regodeaba el dragón sabiendo que él también estaba en proceso de construcción, han pasado unos cuantos eones, el universo en plena expansión es aterrador, la información contenida en cada una de sus partículas constituyentes prometen dar luz formas y seres espectaculares. Continue reading
Bookmark and Share
Bookmark and Share

 

“De armas tomar” frase de humanos que Obe intuyó serían los cuatro luciferinos se está solidificando en los conciliábulos que han parido una nueva Rebelión, Los seguidores de los caudillos luciferinos, van a ser adoctrinados por el inefable Berlvolk pragmático del teorizante Grimpy, engendro encarnado en el alter ego de un Perio-Verborreo, que desde la clandestinidad gélida en el norte de este pedazo terráqueo que los humanos denominan [Continente Americano] cuece sus neuronas para alimentar al nuevo Dios Demokpal, el llamado a fusilar a Legogork alias El Tuerto, y de Totogork alias El Guanchaco Platanero, junto a todos sus esbirros. Esta rebelión podría acabar como en ficción lo hicieran los cerdos de la novela “The Animal Farm”del bípedo George Orwells, realmente llamado Arthur Blair; y en la realidad como acaban los estados gobernados por la fuerza [Soviéticos, Chinacos Populacos, Cuboideos, digo Cubanos.. parece les llega su fin].
Creo que los gendarmes de Muelabroka daran buena cuenta de estos revoltosos con bala y con piedra. O serán los Gogorks y Goras ahora bisoños entronados en sus cubiles “democráticos” junto a Muelabroka quienes implantarán un estado dictatorial en la que el populacho lleva como siempre las de perder, aunque en los inicios de esta rebelión, les den del maná a cualquier costo. Promesas como las de “pan techo y empleo” frase con la cual Legogork el Tuerto tiempo ha que tomó las riendas del populacho enfurecido. Bolapeck bien podría comandar a sus huestes expertas e imbatibles contra la mafia “democrática”. Una buena soldadura de las fauces de los perio-verbórreos, tal vez no sería suficiente, puesto que los oscuros y contumaces apoderados del dinero terráqueo ya han movido sus fichas encarnadas en Jetaquieta alias El Manso Cachetón, que se solapa en las fuerzas económicas del litoral de este pedacito de planeta terráqueo llamado Ecuador. Y los nuevos arribistas escleróticos, juntaron sus fuerzas de flaqueza y de escudo pusieron a Trompagorda, alias El Cachete Morado de la selva amazónica. Continue reading
Bookmark and Share