Bookmark and Share

… y procesador gráfico en los humanos

La capacidad cerébrica para formar imágenes simples, complejas, solitarias o en ráfaga, probablemente se forme en los primeros años de vida, en las experiencias de infancia, y ante todo cuando se ha tenido por costumbre la lectura. Existe literatura que es ardua para el cerebro en su tarea de imaginar «cosas», otras en cambio son ante todo un derroche de color, de movimiento e imágenes inolvidables.
El arte de la pintura, la extrema habilidad de los dibujantes logran plasmar con sus manos lo que a través de sus ojos la mente logra formar. Ahora la fotografía es ante todo un tema mecánico, de tecnología; evidentemente existe diferencia entre fotos y fotógrafos, más allá de que es relativo el gusto y la sensación que diferentes imágenes causan en diferentes personas.. o en una misma, dependiendo de qué fantasma esté en ese momento al mando, lo digo porque somos un cúmulo de personalidades, de ficciones internas que provienen del estado de ánimo es decir, de la electro-química del momento.En mi caso, si no logro retener en mi memoria una imagen, cualesquiera fuese, sobre todo de las montañas y sus laberintos, después; la fotografía no me sirve de mucho. Debo retener el recuerdo gráfico con olores, sonidos, sensaciones de todo tipo. La fotografía, aunque hermosa, resulta pues vana, fría sin historia, como una insensata e insana prueba de haber espiado, y de no haber tenido derecho para hacerlo. Se quedan las fotografías en el baúl de los recuerdos olvidados. No importa si se han guardado en un viejo álbum, o si son parte de los recovecos de los flip-flops de las memorias electrónicas… o como ahora se acostumbra, en una «hermosa e interactiva» galería ubicada en el cloud-computing, en la nube, y además de enorme capacidad, barata casi gratuita, si no fuera por el costo de andar mendigando a costa de la visión por entre los recovecos de las enmarañadas redes de silicio del ciber-espacio. Ah, y por cierto, galería ubicua, consumible, es decir visitable desde cualquier parte del planeta tierra con tal que se tenga acceso a la red de redes, a la Internet, por medio de un smartphone, una tableta, una portátil, o desde cualquier ordenador de escritorio que esté a la mano. Claro, no puede ser tan viejo, es decir si ya es tecnología de hace 5 años probablemente tendremos problemas y muchos; pero sobre todo sufriremos de frustraciones que derivan en el stress del mundo moderno que ataca al humano moderno… la ansiedad. Quizá por ello muchos se dedican a comer sin hambre y también a beber sin sed… como heliogábalos fruiciosos.
Continue reading
Bookmark and Share