Bookmark and Share

…el bando del pichincha

El título de este post parecería sugerir que voy tras el elaborado procedimiento de lógica matemática, pero no es así. Sencillamente se refiere al prolegómeno tormentoso que significó el intentar cerrar una cuenta bancaria.
¡Ring ring! Es el banco que llama para indicar que tengo una cuenta de ahorros que no he movido desde hace años, y que proceda a darle movimiento o que la cancele, pues hay costos administrativos de por medio, además me dicen que haga la finesa de hacer transacciones con el dinero plástico, la maledeta tarjeta de crédito. ¿Cómo cancelo la cuenta? –pregunté- como respuesta una seca frase: -acérquese a cualquier sucursal.
Que me tengo que librar de una buena véz de este bancucho del Pichincha –me digo- mientras voy de camino a recoger la cédula, papeleta de votación … y nada más se me ocurre llevar.
Caminando por entre las callejuelas de este pedacito de planeta cada vez más lleno de basura, polución, ruido infernal de los tropocientos mil autos que circulan por la urbe capitalina, y con cuidado de no ser atropellado, porque sepan ustedes que el peatón es peor que una rata, en esta ciudad, primero deben pasar los señores conductores de automóviles, las líneas cebra, semáforos y chapitas de esquina, no sirven para un carajo; los dueños de coches vociferan, pitan largamente dejando salir su frustración por no haber encontrado la felicidad en el carrito o en las cositas compradas a esta sociedad “moderna” y productora frenética de boberías… En fin, recibo otra llamada, del mismo banco moderno y de cifras envidiables dentro de la banca ecuatoriana, ahora me llaman para ofrecerme una nueva tarjeta de crédito porque tienen referencias de que soy un excelente comprador/pagador… que si prefiero también me darán una chequera; dejo que hable la señorita, su verborrea es interminable, pasa un minuto y dice –hola, aló ¿me escucha estimado cliente?…señor. Simplemente cierro la llamada, y ya no me como el coco tratando de entender por qué demonios los sistemas informáticos del banco del pichincha , todos ellos bajo integraciones con arquitectura de servicios (SOA), flujos con administración de procesos del negocio (BPM) Contact Center CRM etc…sirven ¡NADA!
Continue reading
Bookmark and Share