Bookmark and Share
El último día de la anterior semana, estuve ululando entre las tinieblas de la ciudad serpiente, medrando entre las entrañas de los seres de silicio, tratando de evitar el continuo monólogo, conversaciones entre los fantasmas que habitan mi cerebro. Ella, la sin par criatura había roto mi alma con una primera estocada de gélida indiferencia. La otra escisión en mi ser, el recuerdo penetrante de que por estas fechas el dragón padre se fue. Decidí entonces armarme Quijote, ensillar mi rocinante ruso y partir al caer la tarde, hacia el regazo del arácnido volcán nevado que estoicamente aguarda los latigazos de fuego de un verano asesino. Recalentamiento despiadado sufre la bella Gea, tal vez los causantes sean los hombrecillos-cosa esta sociedad del consumo que busca la felicidad en las “cosas”. Iba regodeándome con el paisaje andino que aflora virginal ante las lacrimosas ventanas de mi alma, oscura y olvidada, todos los glotones andinos vigilaban el elegante rodar de rocinante, la música penetrante y platónica que bajé del blip, del usuario de Ella, competía con los ronquidos de rocinante y los resuellos de Eolo que prometía darme feroz batalla. Será la octava vez que subo a la cumbre del arácnido nevado, en lo que va de este año, y ya espero recibir una nueva paliza del viento cargado de cristales de hielo filudos y temerarios –me decía.
Apeándome de mi corcel, con la calma que concede la idea de un suicidio que ayude a soportar la sin razón de la ausencia deDulcinea, enfundé mi cuerpo con las armas para la batalla contra Eolo, contra el hielo, contra todos los elementos, es decir a luchar en contra de mis fantasmas. De a poco, al arenal empezaron asomar montañeros, y gente común que ya no se asombran tanto, como antes lo hacían al ver que uno anda disfrazado y con la mirada críptica. Me faltaban las risas de los ahora ausentes compañeros de cordada MaquiDark y Patak, pero sobre todo me faltaba Ella, me fustigaba yo mismo porque de tanto verla hasta sus ojos ahora me eran esquivos, su indiferencia había trisado mi memoria. Empecé a subir engañando mi monólogo, de a poco los otros fueron quedando atrás, más adelante mis ojos se perdían en la inigualable belleza de la montaña que se presentaba en toda su dimensión orgullosa, hasta Eolo se rindió a su majestad olvidando así el castigarme con sus bramidos y resoplidos huracanados, y yo que me había puesto casco sobre la testa y malla sobre mi rostro esperando los embates de las mil agujas del soplador enfurecido.
Llegué a mi ritmo al refugio desolado, -endiablada carrera- diría MaQuiDark, -ritmo de mutante competidor con fantasmas-, acotaría Patak. La montaña recibía gustosa las caricias de millones de fotones prodigados por Helios, dejé mi macuto sobre el catre que recibiría mis huesos esa noche, y me lancé a llorar como Pacazo enamorado en los glaciares orientales. Qué belleza tan indescriptible, a mis pies el mar infinito invitaba a sumergirse en el abismo; arriba, la dorada cumbre insistía que suba para rumiar mi infelicidad metafísica en sus gélidos brazos. La fría indiferencia de Ella competía con los menos cinco grados centígrados del glaciar, retumbaba en mi mente la letra de una canción que creía dedicada para mí no, no puedo enamorarme de tí pero ya era tarde, luego sonaba la música de tardé en aprender a olvidarla 19 días y 500 noches, o mejor mil y una noches, así que estaba completo. El color del cielo cayó en mis hombros, encendí mi linterna Petzl y me encaminé hacia la guarida en la que velaría las armas hasta la media noche que partiría hacia la cumbre, a ver si allá arriba en la morada de los dioses y de los dragones se me aparecía mi bella hierofántida, o al menos su séquito danzando para mí.
Continue reading
Bookmark and Share
Bookmark and Share

… Fuya Fuya, Yanaurcu

Antes bello y prístino complejo de lagunas y montañas, ahora falleciente páramo cortado por zigzagueantes caminos marcados por la basura del humano facilista que llega en verdaderas ordas a dejar plástico, papel y latas por doquier. La carretera ominosa inicia en Otavalo , lastima generosamente al complejo de lagunas de mojanda, se constituye en un pestilente malecón de automóviles y basura en las orillas de la laguna Yanacocha, lacera los pies del Fuya-Fuya y del Yanaurcu, para terminar en Tabacundo. La basura no solo está a la entrada y salida de cada pueblo sino a lo largo de esta terrible carretera que permite la entrada fácil a los «excursionistas» de ciudad, quienes pronto acabarán con este antes prístino lugar, porque lo único que producen es basura y contaminación. ¿Cual será el futuro del ahora ya contaminado y masificado Rucu Pichincha?, cuando el Cabildo Quiteño declara Patrimonio Natural e histórico al volcán Pichincha.
mojanda
Ave mansa, observando la devastación humana, en las lagunas de Mojanda»

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share

Desde la cima del Rucu Pichincha, en un majestuoso día con Helios dominando el cielo, entrada ya la mañana, -de madrugada para los citadinos de la ciudad serpiente-, montado sobre el primer vagón del ominoso masificador de páramo; visité las polvorientas rocas del noble Rucu Pichincha. Benevolente y mudo vestigio es esta Roca hermosa, de una era olvidada, de unos páramos prístinos, llenos de vida salvaje. Hoy centinela indefenso de una ciudad de cemento.

quito
Rucu Pichincha.

 

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share

Los efectos del calentamiento de este planeta, en la zona andina ecuatorial , se confirma en la falta de lluvias, tampoco hay nevadas fuertes y continuas. El volcán Cotopaxi se asemeja a una enorme araña con deshielos como ojos en sus cuatro vertientes. El Antisana tiene sus glaciares como un espejo de grietas profundas.
Cotopaxi

Antisana

Estas fotografías son tomadas desde el nevado Antisana, que también pierde glaciar a ritmo acelerado. La laguna Micatambo, que calma la sed en la enorme ciudad serpiente, Quito, se está afectando de la falta de lluvias, hoy su cota ha bajado en 4 metros.
Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share
Páramo, Frailejones, Lagunas y Volcanes

La Reserva Ecológica El Ángel está ubicada en la provincia de Carchi, en la región sierra norte del Ecuador, en las parroquias La Libertad y El Ángel del cantón Espejo. Posee una extensión de 15715 ha, abarcando altitudes que van desde los 3400 hasta los 4200 msnm, con suelos que retienen una gran cantidad de agua, por lo que es considerada como una verdadera «esponja» que abastece del líquido vital a toda la provincia del Carchi.

frailejon

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share
Volcán Chiles (4720 msnm). Frontera de Ecuador y Colombia.

Este volcán extinto ubicado en la cordillera occidental, 0º49′ latitud norte, 77º56′ longitud occidente, se eleva en la frontera colombo -ecuatoriana desde el fantástico páramo de Frailejones gigantes de El Angel.

frailejonVolcanes hermanos, Chiles en primer plano y Cumbal. Químicamente bastante distintos

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share
Espeletia pycnophylla
Espeletia es un género de plantas fanerógamas, dicotiledóneas (Espeletiinae) en la familia Compuestas o Asteráceas. Son conocidas comúnmente como «frailejones» y forman una parte importante de la ecología y la biodiversidad de los páramos de Venezuela y de Colombia. En el Ecuador llegan solamente con una especie (Espeletia pycnophylla)
Los frailejones presentan una serie de adaptaciones a las drásticas condiciones climáticas de las alturas andinas (frío, alta irradiación UV, estacionalidad diaria, escasez fisiológica de agua) tales como una vellosidad abundante en las hojas y hojas muertas protegiendo el tallo, que es generalmente único. En los Páramos del Angel, Carchi Ecuador.
frailejon
Espeletia pycnophyll

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share

Nombre científico: Pseudalopex culpaeus Familia: Canidae
Nombres comunes: Zorro andino, zorro colorado, Atoq en lengua quechua.

zorro+paramo

Descripción morfológica:
Mamífero carnívoro de cabeza ancha, orejas grandes y erectas. Su abundante pelaje es de color pardo grisáceo. Tiene la cola larga y gruesa. El zorro es un animal adaptado para ver en la oscuridad. Su longitud es de 70 cm. del hocico al nacimiento de la cola, y esta suele tener 30 o 35 cm. de largo, que agita a manera de saludo para engatuzar, atontando a su presa, para luego aproximarse con gran cautela, hasta avalanzarse de un veloz y certero salto. Pertenece a la familia de los cánidos que incluyen a perros, lobos y chacales. Vive en madrigueras y caza aves de corral y animales pequeños. Suele vivir hasta doce años. El grito del zorro es una especie de ladrido agudo, suele aparentar que está muerto al ser capturado y huye tan pronto se le presenta la oportunidad.

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share

Cumbre máxima o central 5705 msnm, es la cuarta cumbre en altitud del Ecuador. Situado en la cordillera central 0º30′ de latirud Sur, 78º08′ de Longitus Oeste. Posee cuatro cumbres, Noreste, Máxima, Orienta y Sur. El Antisana es un volcán activo, de cutya caldera de 1800 metros queda únicamente el flanco occidental

Cima Central, Máxima 5705 msnm. Primera Ascensión 09.03.1880 Jean A Carrel, lous Carrel, Edward Whymper.
Antisana

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share
El Cervino de los Andes.
El Quilindaña, es la más hermosa y enigmática de las montañas ecuatorianas. Su escalada es la escalera al mundo mágico de los seres feéricos que su cima habitan.
quilindaña
Quilindaña, Lugar que hace frío, en lengua Cayapa-Colorado. 4919 msnm, 0º46 S 78º20 O , Ubicado al Sur Este del Volcán Cotopaxi, entre los ríos Junta o Chalupas y Ami, tributarios del Napo.

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share
A orillas del río Pita, entre los colosos Sincholagua y Cotopaxi, existe un singular conjunto de 46 simétricas Dunas, colinas de páramo cubiertas de un exhuberante pajonal. Este es el lugar de juego perdilecto del renombrado dragón Krisofilax, tímida criatura de epocas pretéritas, cuya historia relata Lovochancho en «Las Ruinas de Galadriel». Hay que estar muy atentos para lograr ver parte de su enorme cola o deleitar la vista con el mimético ojo del dragón sobresaliendo cuirioso tras alguna de las dunas fantásticas.
rumiñahui
El Rumiñahui
Bookmark and Share
Bookmark and Share

Vertientes Sur, sur-occidental y Oriental.

Fotos tomadas desde el acercamiento al Quilindaña.

cotopaxi
Volcán Cotopaxi, Cara Sur.La pequeña roca es El Morurcu se encuentra al suroccidente del cotopaxi, en los límites de sus glaciares. Separado por las morrenas marginales. Latitud 00 43’ S, Longitud 780 26’ O. 4881msnm

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share

El Altar.

El Altar o Capac Urcu( Montaña Rey) es un volcán extinto ubicado al occidente del Parque Nacional Sangay. Es un estrato volcán del Plioceno -Pleistoceno su última actividad se registra en el año 1460. Es un vlcán en forma de herradura tiene 9 picos que culminan con uno de mayor altura 5319msnm llamado Obispo en el lado Sur, al norte sobresale el canónigo y al este el Tabernáculo. A su alrededor existen varias lagunas de diferenets colores dada su composición basáltica, en el centro tiene una laguna llamada Amarilla o de Collanes. El Tabernáculo

capac

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share
El niño dragón
Extraviado de la corriente del mundo cotidiano de secuencias casi funambulescas; ido, en un arrebato mental y físico, jugaba Kantoborgy entre los gigantescos árboles de eucalipto, pinos y cipreses. Ausente perfecto, aplicado en olvidar las normas de este mundo gobernado por bípedos depredadores.
El griterío de los guaira churos, aquellos pájaros de enorme pico, plumaje amarillo con negro y puntos blancos, al igual que el triste lamento del pájaro hornerito llamad lapo, que hace su nido de paja y lodo, bareque, como el hombre lo llamaría luego y copiaría de ellos, de natura, la técnica depurada para fabricar las primeras casas antisísmicas de los andes ecuatorianos, no lograban distraer al pequeño dragonzuelo, sino que más inspirado sentíase con aquellos sonidos del bosque habitado, para dar rienda suelta a sus incesantes juegos de imaginación.
Kantoborgy extasiábase mirando al pacazo Lucio en su nadar sobre el espejo de la laguna Lágrima, en busca de alguna apetitosa carpa. Su capacidad de asombro estaba en su clímax, fértil cerebro, mente sin la contaminación y adormecimiento que emana a raudales ignominiosos aquella infernal y maldita caja llamada “televisión”. Lucio el Pacazo, se escondía tras la enorme figura de la barca Tortuga a esperar que Kantoborgy suba a lomo de la barca, y entonces asomarse de golpe en espera de lograr más que un susto al pequeño dragón, festejar y reír a panza rugiente si Kantoborgy terminaba en las profundidades insondables de la laguna Lágrima.El niño dragón, hacía uso de los poderes de los de su especie, confiando que los mismos eran producto de su onírico mundo, aguzaba su mirada en busca del Pacazo, sin perturbarse por el reflejo que de sus ojos hacía el espejo de agua, la laguna lágrima reflejaba tres pupilas diminutas que aleatoriamente formaban un asteroide y luego una lemniscata, el iris tornándose ámbar y canela, esmeralda y zafiro. La piel de Kantoborgy reflejada en la laguna era un tapiz tetra dimensional de dodecaedros platónicos, cuyos lados en grupos impares tomaban el color de la miel de los oyotongos, mientras que los grupos de lados pares eran del color de un rubí.

Con esa mirada especial imaginaba ver al Pacazo tras la barca tortuga, en realidad veía. Entre su imaginación y la realidad terminaba confundiendo las percepciones de los de su especie, así que montaba a la barca dando una pequeña oportunidad para que el Pacazo se izara sobre las aguas y mostrara todo su corpulento cuerpo de reptil de río, e intentara coletear con ferocidad a la barca(…) o al mismísimo Kantoborgy. Luego sobre las agitadas aguas de la antes mansa laguna Lágrima, iniciaban los juegos de persecución y captura entre aquellas dos especies rivales desde los arcanos del tiempo.

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share

Páramo de las tierras de la papa.

Papallacta esta ubicada en el cantón Quijos, en la provincia de Napo. La parroquia está asentada sobre la caldera volcánica Chacana, de la que provienen las tradicionales aguas termales, que se calientan con el magma que está bajo la tierra. Según la historia popular de la zona, esa caldera tiene tres millones de años de vida, pero solamente 120 de actividad volcánica.

antisana

Por los senderos del Oso de anteojos ( Tremactus ornatus), y del Cóndor

 

Continue reading

Bookmark and Share