Bookmark and Share

El HomoSoft y su potente BrainCoin.

 

Aquí  en la colina frondosa y al filo del despeñadero donde termina el bosque que habito,  miro en lontananza desde mi hamaca el prístino paisaje de la candente tierra de Malvas, solamente en un extremo se dejan ver los extensos bosques de Palo Santo, presiento el aroma de sus flores de abril, y que pronto vendrá la cosecha de semillas, de sus esencias harán reconcentrados y muy extraños perfumes  tratando de reconcentrar las fragancias que natura brinda; del otro lado y hacia el sur aún quedan los prístinos bosques de faique, ardientes y llenos de chivos cual si fueren frutos extraños. Es una sábana ardiente, seca, un clima para momificarse sin prisa; entre esos dos mundos que son los bosques de acacias y de Palo Santo aún quedan manojos de los tímidos Romerillos, ya sin flor, ya sin color, se vistieron de fiesta hace unos meses, lo pintaron todo del color de la gloria y de la euforia como solo estas tierras podrían regalar, de un amarillo alegre como solo pueden estar y ser las criaturas salvajes. A ratos derivo la mirada hacia el encanto que causan las correrías de los bribones diablillos; Quark sube y baja cambiando de color, va de la sima a la cumbre, es un encanto extraño que siempre permanece en el ir y venir de sus seis colores en degradé ciánico; Fotón se entrelaza con el paisaje como rayo de luz, a veces es un rollizo corpúsculo y otras una larga y estilizada onda de movimientos erráticos e imprevisibles. Son hermanos de sangre, sus juegos y majaderías hacen pensar que desde el vientre de su madre iniciaron con los ritos de entrenarse para la guerra, trepan por paredes imaginarias, se burlan de las miradas mezquinas de los duendes, perfilan una sonrisa sensual para las dríadas que con gracia y danzas de encantamiento acompañan a los bribones. Miw guarda silencio, despanzurrado sobre la rama de un Romerillo toma el fresco de la tarde, a veces despierta de su estado hierático tan solo para lanzar una flemática mirada a los diablillos, no es que ya no esté para esos trotes, sino que guarda energías para incorporarse con el véspero y entrar decidido en las tinieblas de la noche. Hoy no habrá luna, pero su sin par y madura amante lo espera para juntos posar sus ojos de diamante y navegar entre las estrellas.

Empiezo a recordar en voz alta, como si debiera hablar para adormecer al señor Miw, una historia funesta, grave y aburrida, del cómo pasó el humano de ser un filósofo a una pila eléctrica y finalmente terminar de simple minador de moneditas digitales, Miw Stroglón Viscosón señor de los Diágoras mueve hacia mí su oreja, es un bello ejemplar de Otocolobus mezclado con Caracal, se las arregla para enrollarse en los vericuetos más abrigados de sus recuerdos y así vigilar mi comportamiento; bebo entonces  por su larga  salud la primera porción que excretan las ya milenarias levaduras, sí, aquellas levaduras que antaño por defenderse de otros microorganismos producían etanol y así monopolizaban  los azúcares de los frutos maduros; claro los primates de aquellos pasados milenios aprendieron que consumir dichos frutos les daba placer, los torrentes de serotonina, endorfina y dopamina realmente eran inspiradores. Hoy también lo son, y dado el uso actual del caparazón humano, es necesario entonarse para seguir recordando.

Mucho antes de que la era del papel moneda llegase a su fin, y con el que se transaba sin hartazgo buscando la felicidad en la compra de “cosas”, el humano ya era considerado como una mercancía, en realidad un fungible que se la pasaba más de diez horas al día ejecutando tareas inútiles por las cuales como buen esclavo recibía su paga en papelito moneda, iba y venía de su triste “hogar” cuatro horas viajando en los pestilentes transportes del “civilizado mundo”… Obviamente la propaganda minimizaba y disfrazaba este hecho de ser criaturas fungibles, aduciendo que eran humanos útiles, exitosos y productivos, era pues el humano quien mantenía la cadena de producción mundial, con esa eficiente forma de consumir. Lo importante ante todo era la generación constante del flujo electrónico, para iluminar la espesa oscuridad del terror hacia los ya enfermos bosques, se embebían en la luz artificial de su mundo moderno, y con ello aplacar en algo los miedos cada vez menos controlables de la población hacia las pulgas, moscas, chinches y garrapatas… únicos sobrevivientes a la contaminación. El prozac era el soma de todos. El temor se condensaba en su desvencijada médula espinal, y con mayor frecuencia requerían de los masajes melodiosos y pegajosos de aquellas burbujas robóticas que dependiendo del estado económico de su dueño, los acompañaban por doquier, a veces en pares y hasta en cuartetos siempre sobándoles sus malestares existenciales.  El fin del poder de los Bancos Centrales de Moneda y de sus acólitos privados, fue una época de barbarie disfrazada por la propaganda consumista del terror de la quiebra financiera, como siempre ha sucedido en la historia del planeta con los temas insufribles como el esclavismo,  quienes al inicio maldecían el manejo de criptomonedas, y amenazaban a los gobiernos de turno de aquellos pueblos de sexta categoría es decir, a la mayor parte del mundo, con una quiebra irreversible del sistema financiero mundial, me refiero a La Banca y sus bursátiles acólitos. Todos ellos  de a poco y para no quedarse fuera del negocio aunque ganasen menos y menor control tuvieren sobre el sistema financiero y las transacciones,  empezaron a apoyar el manejo digital del dinero cuyo valor se basaba en la cadena de pedacitos de transacciones encriptadas apoyadas por el ciudadano común y de forma descentralizada en la red mundial de ordenadores y como un libro abierto al mundo de contabilidad en donde se registraban todas las transacciones; antes de eso la Banca terrorista amasaba fortunas con el sistema de moneda FIAT, en el cual el valor del papel moneda era ante todo la capacidad de armar guerras y exterminar poblaciones enteras, para apropiarse de sus riquezas y claro, de mover su industria de la muerte, es decir la guerra. En aproximadamente veinte años de rebelión digital por parte de los seguidores del criptógrafo Nakamoto y bajo la fuerte propaganda  de Maximus Kaiser en los canales libres de streaming, y  por supuesto librando feroces y desiguales batallas contra la Banca y sus bisoños esclavos, sí,  los bisoños eran aquellas marejadas de humanos “modernos” llenos de carreras snob de las famosas universidades adictas a reproducir fieles seguidores del consumismo y a la producción en cadena de cualquier artefacto suntuario, basura moderna que a nadie hizo feliz ni por un segundo. La guerra por erradicar el manejo bancario mundial, cuyos papeles moneda tenían el valor que quisieran darle los grupos de poder, ya sin ningún apoyo en el oro, o en la producción de un país, hizo que las capacidades del hardware para manejar algoritmos de encriptación se disparasen y con ello el frenético consumo de los flujos electrónicos, la energía producida por centrales nucleares, hidroeléctricas, termoeléctricas fue insuficiente.  El BitCoin tenía un límite de veintiún millones de monedas, pero el solo encontrar un bloque y luego minarlo para dar a luz una cripto moneda requería mucho procesamiento, ergo también mucha electricidad, la cadena de producción de ordenadores que es bastante perversa con el planeta se incrementó tanto que casi las nuevas guerras, se generaban solo por el acaparamiento de los lantánidos, porque matarse por el agua ya era cosa común. El calor que producía el procesamiento digital no importaba, toda esa cadena de huella de carbono adicional a nadie le quitaba el sueño, pues todos querían ser millonarios minando y minando, claro poco importaba tu origen, condición mental, inteligencia o instrucción, las criptomonedas eran para todos, y los millonarios se multiplicaban como las bacterias y eso que las fuerzas armadas de algunos países se las ingeniaron por capturar a quien no tenía la apariencia física de justificar tener tanto dinero, los capturaban y los dejaban en soletas, el dinero iba a parar en la corrupción oficial de los gobiernos. Todos querían ser millonarios para poder comprar unas gotas de agua.

Continue reading

Bookmark and Share
Bookmark and Share
The Kantoborgy´s Theorem.
Un juego en base al cálculo matricial, que muestra lo fácil que resulta analizar datos basados en modelos estadísticos y probabilistas, para luego elucubrar sobre los resultados. Claramente es una forma estructurada de hechar a tierra los métodos que pronostican el comportamiento humano en base a estadísticas y promedios ponderados. Es así como nace este Blog personal, por el deseo de escribir y dejar mi punto de vista sobre el universo y sus especies.
The question is: How the mathematics look you?
Kantoborgy© is a apprentice mathematician, his name recognizes three great humans:
George Cantor: A great mathematician.
Inmanuel Kant: A great philosopher, and
Jorge Luis Borges a great novelist of the fantastic gender in literatureEl asunto es: Cómo las matemática te ve?
Kantoborgy© es un aprendiz de la matemática, su nombre es un reconocimiento a tres grandes humanos:
George Cantor: Un gran Matemático.
Inmanuel Kant: Un gran filósofo, y
Jorge Luis Borges:Un gran literato del género Fantástico.

Kantoborgy© dragón creado en mi literatura, sobre el cual escribí mucho, está relacionado de manera sub-atómica con Obe©, personaje eidético de mis extensos relatos llamados “Las Aventuras Oníricas de Obe©”. Obe© es un fractal, quien solo existe en la red neuronal de un dragón encarcelado en un cuerpo humano, es decir , Obe© tan solo existe entre las ruinas de la conciencia de Kantoborgy©.
Mathematical graphics of beings heteroclites
Graficos matemáticos de seres heteróclitos
Georg Ferdinand Ludwig Philipp Cantor. Monday , March 3, 1845. Фmb Фmn Фmg {Transfinites. Topology. Aleph}
Georg Ferdinand Ludwig Philipp Cantor. Monday , March 3, 1845. Фmb Фmn Фmg {Matemática de Transfinitos}

Mathematical graphics of beings heteroclites.Graficos matemáticos de seres heteróclitos

Georg Ferdinand Ludwig Philipp Cantor. Monday , March 3, 1845. Фmb Фmn Фmg {Transfinites. Topology. Aleph}
Georg Ferdinand Ludwig Philipp Cantor. Monday , March 3, 1845. Фmb Фmn Фmg {Matemática de Transfinitos}

Matematicas
Gráfica: Momento de nacimiento de George Kantor
Matematicas
Gráfica: Momento de general de George Kantor
Matematicas
Gráfica: Momento de nombre de George Kantor

Continue reading

Bookmark and Share